¡Eh, que voy a una clase de cocina padre e hijo!