¡Eh, que kazama se obsesiona!