¡Eh, que gastamos dos mil yenes por la tómbola!