Leyendas urbanas de Kasukabe: La criatura de las cápsulas