Capítulo 2: Los pasajeros