¡Eh! Que el culpable es Kazama